Download 24 Horas en la Vida de una Mujer by Stefan Zweig PDF

By Stefan Zweig

Stefan Zweig se introduce en lo más intrincado de los angeles psicología femenina con su personaje valuable en esta obra. Fue uno de los pocos autores capaces de lograr tal reto.

Show description

Read or Download 24 Horas en la Vida de una Mujer PDF

Best literatura y ficcion books

El Pez En El Agua

This paintings by way of the popular Peruvian writer permits us to glimpse into the foremost years of his formative years till his candidacy for President of Peru. those are stark, unadorned truths published via his hypnotic and masterly prose. The strained courting among the writer and his harsh, violent father; the invention of his calling as a author as a method to oppose parental authoritarianism, the precocious bohemia, the hasty marriage ceremony with los angeles tia Julia (aunt Julia) and the quick, but excessive, political occupation of the author.

Como Se Hace Una Tesis

Ante los angeles genuine situacion de masificacion de nuestras universidades, Umberto Eco destina este libro sobre todo a los estudiantes con pocos recursos y apoyos, a los que viven lejos de los grandes centros urbanos con sus facilidades institucionales y a los que nadie les ha explicado como se busca un libro o un documento en bibliotecas y archivos.

Soñemos, alma, soñemos

Este libro ha sido convertido a formato electronic por una comunidad de voluntarios. Puedes encontrarlo free of charge en net. Comprar l. a. edición Kindle incluye l. a. entrega inalámbrica.

Extra resources for 24 Horas en la Vida de una Mujer

Example text

Cuanto mayor era mi impaciencia, tanto más sospechoso le parecía mi aspecto; casi forzosamente quería obligarme a subir a mi alcoba y a acostarme. Al punto, mientras hablábamos, vi el reloj del "hall": faltaban nada más que dos minutos para que dieran las siete y media, y a las siete y treinta y cinco partía el tren. Librodot Veinticuatro horas en la vida de una mujer Stefan Zweig Entonces, rápida, ásperamente, con la bruta frialdad propia de una desesperación, extendí la mano hacia mi prima: -¡Adiós!

Hubiera sido preferible llegar a la estación veinte minutos antes de la salida del tren... Pero consolábame pensando que toda aquella prisa no significaba una despedida, puesto que había decidido acompañarlo todo el tiempo que él deseara. A la vez que el mozo cargaba el equipaje, apremiaba yo al cajero del hotel para que me entregara la cuenta. Ya el "manager" me había dado el vuelto y me disponía a salir, cuando sentí que una mano me tocaba suavemente el brazo. Quedé helada. Era mi prima que, preocupada por mi fingida indisposición, acudía a verme.

Luego trazó rápidamente sobre un papel algunas palabras. Al levantar la mirada tenía la frente toda cubierta por un sudor ardiente. , con gran alarma de mi parte, se arrodilló y besó el borde de mi vestido. Fue un gesto indescriptible. Yo temblaba. Un extraño terror se apoderó de mí, me sentí tremendamente turbada y sólo atiné a murmurar: -Soy sensible de su gratitud. Pero ahora, ¡márchese! Por la noche, al sonar las siete, nos despedíamos en el andén de la estación. Fijó en mí sus ojos, visiblemente emocionado.

Download PDF sample

Rated 4.20 of 5 – based on 32 votes